Bodega A Coroa.

A Coroa: "cueva2 de crianza (Siglo XVIII)

A Coroa: “cueva” de crianza (Siglo XVIII)

A Coroa es una de las bodegas más destacadas de la Denominación de Origen Valdeorras. La construcción  original data del siglo XVIII. Cuando sus actuales propietarios la compraron en el año 1999 el estado de abandono era total. Nos dijeron que para entrar había que ir quitando la maleza. Hubo que restaurar la parte antigua utilizando la piedra y la pizarra propia de la zona y añadir nuevas dependencias. Finalmente, A Coroa se inauguró en el 2002, fecha de la primera añada que sacaron a la venta.

La bodega A Coroa se sitúa  sobre una elevación que permite contemplar la gran cantidad de fincas que la rodean. Cuenta con 12,5 hectáreas de viñedo en producción distribuidas en seis parcelas siendo la edad media de las plantas de 20 años. Los suelos son de distintos tipos pero sobre todo domina la pizarra. En la localidad de O Bolo, hay una parcela con suelo de granito plantada de godello de más de 60 años con la que elaboran el blanco 200 Cestos.

A Coroa: Chimenea del siglo XVIII

A Coroa: Chimenea del siglo XVIII

Los restantes blancos de la casa –A Coroa y Lías– son vinos de mezcla. Aprovechan para hacerlos los distintos suelos y altitudes de cinco de las fincas que poseen. Los rendimientos se sitúan entre los más bajos de la Denominación de Origen Valdeorras y oscilan entre 2-2,5 kilogramos por cepa. El Consejo Regulador permite recoger hasta 12.000 kilogramos por hectárea, sin embargo, A Coroa recoge como máximo 8.000. Se practica una viticultura controlada siendo la única casa de esta Denominación gallega en hacerlo.

En una ladera situada enfrente de la bodega disponen de ocho hectáreas plantadas en espaldera -fruto de la unión de varias parcelas-, algo difícil de conseguir dado el minifundismo propio de esta zona orensana.

Las instalaciones cuentan con una sala en la que se recibe la uva depositada en cestos con capacidad de 15 kilogramos para asegurar su integridad. Hay una amplia mesa de selección aunque previamente se ha realizado otra en la propia viña. En esta mesa siempre hay gente de la bodega para asegurar la calidad de lo que se recibe y eliminar la uva no deseable. Se utiliza nieve carbónica para estabilizar la temperatura y evitar oxidaciones. Nos aseguran que durante todo el proceso de elaboración se consensúan las decisiones. En la misma estancia se observan asimismo dos enormes prensas neumáticas. El mosto cae por gravedad directamente al depósito.

A Coroa: depósitos de acero inoxidable

A Coroa: depósitos de acero inoxidable

Son de gran belleza las dependencias donde se ubican los depósitos y la cueva donde se realiza la crianza. Los recipientes de acero inoxidable son muy altos y tuvieron que ser diseñados especialmente para introducirse en un espacio tan estrecho. Cada uno de ellos tiene capacidad para albergar 8.800 litros. La bodega tendría posibilidad de producir unas 120.000 botellas, actualmente salen unas 85.000 cada año.

Debajo de los depósitos se encuentra la cueva original del siglo XVIII. Hubo de ser reforzada con pizarra para evitar que pudiera hundirse o que la estancia se viniera abajo debido a las humedades o eventuales trabajos que pudieran hacerse en la parte superior. En ella tiene lugar la crianza del tinto A Ladeira en barricas de las tonelerías francesas Vicard y Demptos. Estos recipientes se cambian cada dos años. Asimismo, tienen un fudre en el que están analizando la crianza en madera más adecuada para el godello que elaboran.

En la segunda parte de este artículo analizaremos los tres blancos que en esta casa se elaboran –A Coroa, Lías y 200 Cestos– y el espectacular tinto A Ladeira.