Emilio Moro invita a los amantes del vino a brindar con sus tintos esta navidad.

Mediante el microsite llamado #Aporuvas, del 20 al 31 de diciembre Bodegas Emilio Moro sorteará una botella diaria de sus seis referencias para animar a los consumidores a tomar con vino las 12 uvas de Fin de Año.

Bodegas Emilio Moro, una de las bodegas más prestigiosas de la Ribera del Duero, promueve por segundo año consecutivo en Navidad un juego interactivo mediante el cual los participantes deberán encontrar entre las 12 uvas de un racimo las seis botellas que representan a las seis referencias de la bodega: Finca Resalso, Emilio Moro, Malleolus, Malleolus de Valderramiro, Malleolus de Sanchomartín y Clon de la Familia.

Para participar en el concurso se ha creado el hastag #Aporuvas y el Microsite http://aporuvas.emiliomoro.com/ en el que el usuario solo tendrá que registrarse mediante su nombre y email. El premio, doce botellas (una por día desde el comienzo hasta el fin de la promoción) de sus vinos que son perfectos para regalar en Navidad o para recibir el Año Nuevo con un brindis diferente y excepcional.

Web: aporuvas.emiliomoro.com/

Hastag: #Aporuvas

Mediante el microsite llamado #Aporuvas, del 20 al 31 de diciembre Bodegas Emilio Moro sorteará una botella diaria
Mediante el microsite llamado #Aporuvas, del 20 al 31 de diciembre Bodegas Emilio Moro sorteará una botella diaria

Sobre Bodegas Emilio Moro

El origen de la bodega se remonta a 1891, año de nacimiento de su fundador, D. Emilio Moro, en Pesquera de Duero (Valladolid), enclave privilegiado de la Ribera de Duero rodeado de viñedos. Emilio Moro, abuelo de los actuales propietarios, enseñó a su hijo el amor por el vino, y este a su vez lo transmitió a sus hijos.

Tras tres generaciones, José y Javier Moro se hacen cargo de la bodega que actualmente posee unas 200 hectáreas de viñedo propio, plantadas e injertadas con un excelente clon de tempranillo recuperado de sus viñas más viejas, y algunos de sus pagos más conocidos son Resalso), plantado el año en que nació Emilio Moro (1932), con suelos profundos y frescos; Valderramiro, con los vasos más antiguos de la bodega y la cuna de su gran vino de pago, Malleolus de Valderramiro; Sancho Martín, con unas excelentes condiciones de maduración, ofrece vinos tánicos y de marcada acidez, ideales para la crianza; y Camino Viejo, donde nace Malleolus. La familia Moro además posee la bodega Cepa 21 (también en la Ribera del Duero) y D+D en la región del Douro (Portugal).