Blanquette de Limoux 2012

Blanquette de Limoux 2012. Château Rives-Blanques.
Blanquette de Limoux 2012. Château Rives-Blanques.

Blanquette de Limoux fue el primer vino espumoso del mundo. Fue creado por los monjes benedictinos en el siglo XVIII, unos cien años antes que el champagne.

Château Rives-Blanques es una propiedad familiar situada a los pies de los Pirineos franceses. Cuenta con un total de 22 hectáreas. En todo momento se respeta el medio ambiente. El viñedo se encuentra a 350 metros de altura con suelos de arena, arcilla y cantos rodados. El clima de la zona presenta características tanto atlánticas como mediterráneas. La densidad de plantación es de 4000 cepas/hectárea.

La variedad dominante de este tipo de espumoso es la mauzac. Una vez elaborado el vino blanco, éste se cría sobre sus lías durante un año. Posteriormente realizará la segunda fermentación en botella.

Recomendamos el consumo de este vino en los aperitivos, es adecuado con los quesos, las ostras y los patés.

Tipo de vino: Espumoso.

Bodega: Chatêau Rives-Blanques.

Región: Appellation Blanquette de Limoux Contrôlée (Francia).

Variedades: 100% mauzac.

Fase visual: Color amarillo pajizo. Posee una burbuja abundante que asciende con rapidez.

Fase olfativa: Intensidad media.  Aromas a fruta blanca -manzana verde, pera-, miga de pan, zumo de limón y notas tostadas en segundo plano.

Fase gustativa: El Blanquette de Limoux 2012 del Château Rives-Blanques se muestra endeble en boca. El carbono no está bien integrado. Posee notas amargosas agradables. Equilibrio gustativo meramente correcto. Longitud media y escasa persistencia.

Puntuación: 85/100 (correcto).