Bodegas Cepa 21. 

Bodegas Cepa 21, el proyecto pionero de la familia Moro, abre las puertas de sus instalaciones para que los futuros novios puedan hacerse las fotografías previas a su boda en un entorno bucólico.

Bodegas Cepa 21. Un sí quiero entre viñedos
Imagen. Bodegas Cepa 21. Un sí quiero entre viñedos

Invadidos por ese halo de romanticismo que se respira en el día de San Valentín, Bodegas Cepa 21 -el proyecto puntero y de innovación de la familia Moro- abre sus puertas para convertirse en el escenario perfecto en el que los futuros novios pueden realizar las fotos previas a la boda.

Bodegas Cepa 21. Un sí quiero entre viñedos
Imagen. Bodegas Cepa 21. Un sí quiero entre viñedos

Un reportaje que servirá de recuerdo y que estará lleno de recuerdos rodeados de un mar de viñedos. Tanto el moderno y elegante edificio de la bodega, sus salas de elaboración y barricas dotadas con las últimas tecnologías como el paisaje de viñedos en el que se integra Cepa 21 se convierten en el marco romántico ideal para que las parejas retraten su amor y guarden un recuerdo muy especial antes de darse el sí quiero. Cepa 21, además de alquilar todas sus instalaciones y ceder la suite para que los protagonistas puedan hacer sus cambios de vestuario, ofrece su asesoramiento y contactos de fotógrafos profesionales.

Bodegas Cepa 21. Un sí quiero entre viñedos
Imagenes. Bodegas Cepa 21. Un sí quiero entre viñedos

CEPA 21

Situada en el pueblo de Castrillo de Duero, en Valladolid, Cepa 21 es el proyecto de innovación de la familia Moro (propietarios también de la prestigiosa bodega ribereña Emilio Moro) y tiene como objetivo elaborar vinos de altísima calidad cuidando al detalle todos los elementos que intervienen en la vinificación: desde la selección del terruño y la uva hasta un control pormenorizado de los procesos en viñedo y en bodega. El edificio, elegante y sobrio, está perfectamente integrado con el paisaje y equipado con la más moderna tecnología.

Por su situación geográfica, domina un paisaje de cincuenta hectáreas de viñedo propio plantadas con cepas centenarias de la variedad Tinto Fino, una de las más puras del clon Tempranillo. Suelos propios de Ribera del Duero, altitudes y pendientes y una filosofía de trabajo que no utiliza ningún tipo de producto residual en la plantación, dan como resultado vinos con toda la tipicidad de Ribera, eso sí, pasada por el crisol de la revolución vitivinícola de los últimos años.

El éxito de sus vinos ha estado recientemente respaldado por un aumento del 28% en la facturación de Bodegas Cepa 21 respecto al ejercicio anterior y por su presencia en más de 50 mercados internacionales a los que la bodega exporta un 45% del total de su producción.

Para más información, reservas y consultar precio: 983 484 084 / www.cepa21.com