Cachicán: Un Proyecto de Crowdfunding

El crowdfunding o micromecenazgo es la cooperación entre personas para financiar iniciativas de otras personas u organizaciones. En la actualidad se suele utilizar internet para llevarlo a cabo. Mediante este sistema se ha desarrollado una interesante experiencia: Cachicán. Tras ella se encuentran Nacho León y Bruno Arias –Demencia de Autor, S. L.-: “El proyecto Cachicán nace fruto de la evolución hacia la obtención de los vinos naturales. Es un proyecto aparte de Demencia y por eso su financiación es distinta”.

 

Cachicán
Cachicán

 

Cachicán designa al capataz de una cuadrilla de vendimiadores. Las aportaciones –desde 15 a 600 euros- se destinaron íntegramente a las labores de mantenimiento del viñedo, elaboración, embotellado, etiquetado y envío del vino al domicilio de los mecenas que colaboraron. Se recaudaron 4955 euros.

Gracias a esta iniciativa se han recuperado viñedos centenarios de mencía y un tipo de godello abandonado por su poca rentabilidad y elevado trabajo durante el siglo pasado.

En septiembre de 2013 recogieron 180 kilogramos de godello en viñedos de Villafranca del Bierzo y Valtuille. Se obtuvieron también 130 kilogramos de mencía a la que añadieron veinte más de la variedad Doña Blanca.

En ambos casos se buscó minimizar las labores de vinificación, Nacho León opina que la bodega es algo “secundario”:

  • La mencía fermentó en una barrica de roble a la que retiraron una de las tapas. Se encubó sin adicción alguna. La fermentación alcohólica fue muy lenta realizándose bazuqueos diarios. La maloláctica fue parcial.
  • El godello se introdujo en un pequeño depósito en el que la fermentación fue espontánea. Gracias al frío invernal el vino se limpió y estabilizó de forma natural.

 

  • Gama cromática de Cachicán mencía
    Gama cromática de Cachicán mencía

     

 

Se obtuvieron 92 botellas de godello y 85 de mencía de 750 ml. No llevan la contraetiqueta de Denominación de Origen Bierzo. También se elaboró un clarete –mezcla de tinto y blanco- que estamos deseosos de probar.

El resultado final es de gran interés para los aficionados. Le preguntamos a Nacho León si tuvo algún referente en mente. Nos dijo que no, el objetivo fue que los vinos se hicieran por sí solos.

El mencía es de color rojo oscuro con ribete violeta que ofrece una nariz de fruta viva, flores y cítricos. Su característica principal es el frescor, su elevada acidez y también sus suaves taninos. Es un vino de los de antes, de los que tomamos en Galicia cuando éramos más jovenes. El godello se muestra algo ajerezado en nariz; pero la boca es extraordinaria, es suave,  cremoso, estructurado y con una acidez alta de las que nos gustan. Nada que ver con los vinos actuales de esta variedad.

Ojalá el equipo de Demencia siga con esta iniciativa y otras tan renovadoras en años futuros. Los aficionados al vino se lo agradeceremos.