CARRITO

OXIGENADORES VINO

SIGUENOS EN FACEBOOK

NEWSLETTER

Subscribete a nuestra newsletter, recibirás semanalmente las actualidades de la web, con eventos, catas y mucho más.

Wine In Moderation

SIGUENOS EN…

Etiquetas del producto

LA VALORACIÓN DE VINOS

LA VALORACIÓN DE VINOS: EL VERDADERO OBJETIVO DE LA CATA

La valoración de vinos es el aspecto cuantitativo de la cata, el proceso en el que se lleva a cabo y culmina la fase de síntesis. La puntuación intenta ser objetiva pero hay que recordar que somos personas los que puntuamos. Todos tenernos nuestras filias y nuestras fobias muchas veces difíciles de evitar y a menudo no somos conscientes de ellas. No obstante, hay mucha más proximidad en las valoraciones de la que se cree. Obviamente, siempre hay que esforzarse por puntuar con rigor y honradez.

La escala que vamos a utilizar  es la de 100 puntos ya que es la que más frecuentemente se utiliza en las guías y revistas especializadas, por ejemplo, “The Wine Advocate”, “Wine Spectator”, “Decanter”, “Vinum” y la española “Guía Peñín”. Esta escala fue introducida por Robert Parker en la primera de las publicaciones citadas.

En esta escala el “0” es el 50, es decir, cualquier vino tendría como mínimo 50 puntos. De 50 en adelante se van sumando puntos según el color, la capa, el aroma, el equilibrio, etc. Nosotros vamos a repartir los puntos de la siguiente forma:

Fase visual: hasta 5 puntos. Casi todos los vinos embotellados los van a tener independiente de su color, capa o lágrima. No tendrán esta puntuación los que se encuentren turbios o en mal estado.

Fase olfativa: 15 puntos como máximo. 5 puntos para la Intensidad y 10 para la complejidad aromática. Se busca que se puedan percibir bien los aromas, es decir, que sean nítidos no que tengan una intensidad excesiva. En la complejidad aromática estarían próximos al diez los vinos con sensaciones procedentes tanto de la crianza como de la fermentación y posean notas minerales.
– Fase gustativa: 30 puntos como máximo. 10 para la concentración y el volumen, otros 10 para el equilibrio de sensaciones gustativas y 10 más para la longitud, duración y tacto. Consideramos el equilibrio como la “clave” del vino y es en esta dimensión donde seremos más exigentes.

En función de la puntuación total obtendríamos los siguientes valores: Excepcional (95-100 puntos), Sobresaliente (90-95), Notable (85-89), bueno (80-84), correcto (70-79), regular (60-69), defectuoso (50-59).

Esta forma de proceder la realizamos para diferenciar entre los vinos de alta calidad. Esta manera de puntuar, al igual que sucede en el caso de las puntuaciones de las prestigiosas publicaciones citadas se asemeja a la de una representación gráfica exponencial, es decir, las diferencias entre los valores aumentan a medida que nos acercamos a 100.

Advertir también que una puntuación de 100 puntos no significa que se alcance la perfección, con ella queremos decir que el vino se sitúa al más alto nivel entre los de más calidad.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies