Cierre de la XXXIII Cata del Vino Montilla-Moriles.

La XXXIII Cata del Vino Montilla-Moriles acaba de cerrar sus puertas. Desde el Consejo Regulador podemos calificar de éxito rotundo la presente edición. Aunque el próximo jueves, día 28 de abril, se convocará una rueda de prensa para comunicar los datos del evento y un informe sobre la repercusión económica que el mismo ha significado para la ciudad de Córdoba, queremos resaltar, en estos momentos, algunas premisas:

  1. Se ha superado, con creces, los 80.000 visitantes de la edición anterior. Ello se refleja, claramente, en el incremento de los tiques vendidos como en la facturación de las bodegas y restaurantes presentes.
  2. Somos conscientes que muchas personas no han podido acudir a la Cata, en determinadas horas, por cubrirse el aforo. Éste garantiza que el público disfrute del evento y que el personal de la organización, bodegas y restaurantes, puedan prestar un servicio de calidad.
Cierre de la XXXIII Cata del Vino Montilla-Moriles

Cierre de la XXXIII Cata del Vino Montilla-Moriles

En próximas ediciones trataremos de solventar este problema, pero el magnífico recinto que pone la Diputación a disposición del Consejo Regulador tiene la superficie justa para el aforo permitido.

  1. El grado de satisfacción de los visitantes es muy elevado. Más de un 95 por 100 han manifestado su disposición a volver en la próxima edición.
  2. Destacar la fuerte presencia de público extranjero, así como el venido de otras Comunidades Autónomas.
  3. Se han incrementado, sustancialmente, las visitas de compradores de vinos y bebidas, así como las operaciones a realizar con motivo de la Cata.
  4. La juventud se ha volcado en esta edición de la Cata. Más de un 60 por 100 reconocen que ha sido la primera vez que han probado nuestros vinos, inclinándose por los jóvenes y los de tinaja.
  5. La nueva copa ha sido muy bien acogida, sobre todo por los que, por vez primera, se acercaban a nuestros vinos.
  6. El sistema de tiketing implantado por CAJASUR, ha sido un rotundo éxito, reconocido tanto por las bodegas y restaurantes como por el público asistente.
  7. Las actividades paralelas a la Cata (catas dirigidas, conferencias y exposiciones) han contado con un número de público muy superior al de pasadas ediciones. La vertiente cultural de la Cata se está consolidando como un fuerte reclamo para que nos visiten.
  8. Los establecimientos de hostelería situados en el entorno de la Cata han incrementado su volumen de ventas.

Por último, el Consejo Regulador quiere hacer presente su agradecimiento a todas aquellas personas que han hecho posible la XXXIII Cata del Vino, comenzando por los que han acudido a la misma; el propio personal del Consejo, de la Diputación de Córdoba, técnico y de apoyo; policía, local y nacional; bodegas y restaurantes, así como todas las Administraciones territoriales, medios de comunicación y empresas patrocinadores y colaboradoras. Sin el apoyo unánime de todos no hubiera sido posible el éxito de la presente edición.

Empezamos a trabajar en la edición de 2017.