Curioso diseño de las botellas de Van Gus Vana

 

El vino procedente de las distintas parcelas de Dominio de los Cerezos es vinificado por separado hasta realizar el ensamblaje final y obtener Van Gus Vana. Al igual que se hace en los châteaux bordeleses se intenta conseguir el mejor producto posible mezclando en la proporción adecuada el vino de las diferentes parcelas para que cada una de ellas aporte sus características peculiares. La complejidad del “todo” siempre es mayor que la de cada una de las “partes”.

La producción total de Van Gus Vana es de unas 3000-4000 botellas. Llama la atención el diseño de la etiqueta, es elegante y da una imagen de modernidad -un aspecto olvidado muchas veces por los elaboradores-, estamos en un mundo donde el diseño es importante y tenerlo en cuenta no afecta a la calidad intrínseca del vino.

 

Dominio de los Cerezos

 

La añada del 2013 se encuentra en depósito y tuvimos la oportunidad de probarla en el área de vinificación. Este año fue difícil debido a las lluvias que se produjeron durante el mes de septiembre. No obstante, en Dominio de los Cerezos se recogió la uva en la tercera semana del citado mes, justo antes de la llegada del mal tiempo.  En Vinosdiferentes.com nos gustan muchos de los vinos del 2013 que hemos catado. Éste no es una excepción, es fresco y agradable aunque quizá sea menos apto para la guarda.

 

Suelos calizos de los viñedos de San Juan de Palazuelas, dominio de los cerezos

 

Subimos en ascensor a la sala de catas con el fin de degustar las añadas del 2010, el 2011 y el 2012 de Van Gus Vana. Hay diferencias entre los tres vinos y también características en común resultado de un estilo propio:

  • La fruta está viva. María nos explica: “huyo de las compotas y de la fruta sobremadura que hace que de igual la variedad”. En esto coincide con su profesor Denis Dubourdieu.
  • Siempre hay un buen balance entre la fruta y la madera. Esta última tiene un mayor protagonismo en las dos primeras añadas que en el 2012. El 2012 posee una fruta plena.
  • Van Gus Vana posee una buena estructura y es apto para la guarda. Tiene en todas las añadas un volumen medio-alto, una buena concentración y un excelente equilibrio. La acidez es muy agradable y hace apetecible volver a tomar una segunda copa.
  • Destaca por su textura, por su suavidad.  Nos encontramos siempre con taninos nobles que lo hacen accesible desde el primer momento.
  • Posee una buena longitud y persistencia.
  • Es un vino de ensamblaje y no de parcela. La armonía entre todas las dimensiones es fruto de un intenso trabajo para mezclar el vino aportado por cada uno de los pequeños viñedos de Dominio de los Cerezos.  Con los nuevos terrenos adquiridos están puestas las bases para elaborar vinos excelentes.
  • Su carácter le hace cercano a muchos tipos de consumidores independientemente de su nivel de conocimientos de cata de vinos.
  • Desde que probamos Van Gus Vana por primera vez nos recuerda su estilo a los vinos de Burdeos. En esta prestigiosa región francesa sus elaboraciones se caracterizan por la armonía entre las dimensiones aromáticas y gustativas, no son blockbusters ni “bombas de fruta”, son vinos elegantes. Estas características son aplicables a las elaboraciones de Dominio de los Cerezos. Pero además Van Gus Vana cuenta con la personalidad distintiva que le otorga la mencía y el “terroir” del Bierzo.

Deseamos agradecer a María Zamarreño su amabilidad por haber podido disfrutar de una visita minuciosa a sus viñedos y a las instalaciones de Dominio de los Cerezos. Su pasión e ilusión por lo que hace conduce necesariamente a obtener unos vinos excelentes.