Envínate.

Los miembros de Envínate compraron en el año 2008 su primer viñedo en la Ribeira Sacra, fue el inicio de una aventura que les llevaría a hacer vino en Extremadura, Almansa y Canarias. En 2012 sacaron su primera elaboración firmada como Envínate, previamente cuando no habían alcanzado el perfil que buscaban habían empleado otra marca cuyo destino fue el público extranjero.

Hacen en Galicia tres vinos: Lousas -un vino de aldea– procedente de distintas parcelas situadas en zonas diferentes de la denominación, algo similar a lo que realizan en Canarias donde también producen un blanco y un tinto fruto del ensamblaje de varios viñedos vinificados previamente por separado. Y dos vinos de parcela: Lousas Parcela Seoane y Lousas Camiño Novo.

Envínate empezaron a trabajar con un viticultor y luego buscaron a otros de diferentes lugares de la Ribeira Sacra, aunque, en gran medida de Amandi. Alfonso Torrente, el gallego de Envínate, explica que la parte de la denominación bañada por el Sil tiene tres zonas muy diferenciadas: Amandi, Bibei y Quiroga. Las dos primeras son las más interesantes por las características de los terrenos, al ser terrazas pizarrosas hacia el río con una pendiente muy pronunciada. Creen que pueden hacerse en el futuro diferentes vinos de “aldea” de cada subzona ya que las diferencias son muy significativas.

Lousas -pizarra en gallego- es prácticamente mencía, aunque tiene algún pequeño porcentaje de variedades autóctonas gallegas como la merenzao, souson y caiño. Las fincas de las que proviene se vendimian por separado. Como dicen Roberto Santana y Alfonso Torrente, patean todas las parcelas, catan las uvas, y en función de cómo venga la añada, si ésta se adelanta o no, deciden el porcentaje de raspón a utilizar. La proporción varía en función de la parcela. Indican que el raspón no marca el vino si se vendimia en el momento exacto, es decir, cuando la uva no está ni verde ni sobremadurada. Lousas permanece ocho meses en barricas borgoñonas usadas de 228 y 500 litros.

Imagen. Lousas Parcela Seoane de Envínate.
Imagen. Lousas Parcela Seoane de Envínate.

Lousas Parcela Seoane es de Amandi. Esta finca tiene un suelo pizarroso y se sitúa a una altura entre 450 y 525 metros. Su orientación es suroeste. Las variedades son un 95% mencía y el resto es merenzano, caiño, godello y palomino. La parcela Seoane se plantó antes de la Guerra Civil. El vino es pisado a pié, el porcentaje de raspón utilizado es del 100%, se vinifica en cubas abiertas, macerándose durante unos 30 días y, posteriormente, permanece en barrica –previamente envinadas con blanco- 8 meses. El número de botellas varía entre 800 y 1200 en función de la añada.

Es un vino accesible desde el primer momento. Su perfil aromático es muy floral, también frutal, sobre todo, frutas rojas. Es exuberante, goloso y atractivo tanto para neófitos como para expertos. Sin duda, uno de los vinos más destacados aparecidos en los últimos años en nuestro país.

Lousas Camiño Novo de envínate proviene de una parcela que es un anfiteatro. De este vino se dice que es muy cerrado y que necesita abrirse. En vinosdiferentes.com no lo vemos así, desde luego, no es tan exuberante como Parcela Seoane, pero no nos parece un vino cerrado. Consideramos que tiene mayor acidez, que marca más la mineralidad y, aunque es más austero, también posee notas florales –no tan golosas- y a frutas del bosque. Personalidades diferentes en vinos cuyas fincas –Seoane y Camiño Novo– están a un escaso kilómetro de distancia una de otra.

Aunque los tres vinos pueden beberse ya, mejorarán con la maduración en botella y estimamos que podrán consumirse dentro de muchos años dada su poderosa acidez. Envínate trabaja para que sus vinos duren y lo conseguirán, aunque la respuesta la dará el paso del tiempo.