Las Instituciones Públicas y Asociaciones más representativas de la sociedad cordobesa reunidas en defensa de los vinos de Montilla-Moriles.

El Consejo Regulador de la D.O.P. Montilla-Moriles ha reunido en la mañana de hoy a las instituciones públicas de la Ciudad, así como a las Asociaciones más representativas de la Sociedad Civil Cordobesa y que mayor relevancia tienen en las celebraciones de la primavera de Córdoba,

El patio de la Asociación de Amigos de los Patios de Córdoba, sito en la Calle San Basilio nº50 de nuestra capital ha sido escenario esta primaveral mañana del día 20 de mayo, y como prólogo de la Feria de Nª Sª de la Salud, de la firma de un manifiesto en defensa del consumo de los productos de Córdoba, y en especial de los Vinos de “Montilla-Moriles”, durante la Feria que se inicia esta noche.

Al acto han acudido representantes de las principales instituciones públicas de la Ciudad, Ayuntamiento de Córdoba, Diputación Provincial, Subdelegación del Gobierno de España, Delegación del Gobierno de la Junta de Andalucía y Delegación Territorial de la Consejería de Agricultura (la Alcaldesa firmó previamente ante la imposibilidad de hacerlo en el acto). Junto a ellos, han querido adherirse al mismo las principales Asociaciones civiles de Córdoba y que asumen tanto protagonismo en las celebraciones de la primavera de Córdoba, Federación de Peñas Cordobesas, Agrupación de Cofradías, Asociación de Casetas Tradicionales, Asociaciones de Casetas Populares, Hostecor, Córdoba APTC, Asociación Amigos de los Patios de Córdoba, Asociación Claveles y Gitanillas, Asociación AAVV de Córdoba y FIDES.

Todos han coincidido en poner de manifiesto la importancia del sector del Vino de Montilla-Moriles para Córdoba y la provincia, máxime en las fechas más representativas para la Ciudad y donde ésta se convierte en referente nacional e internacional para el Turismo.

Adjunto a la presente nota de prensa se acompaña copia del manifiesto que dichas instituciones y Asociaciones locales han firmado.

El Consejo Regulador desea mediante estas líneas agradecer públicamente la implicación de todas y cada una de las instituciones públicas y asociaciones firmantes y se compromete a trabajar en el futuro para concienciar, más si cabe, a la sociedad cordobesa de la excelencia y calidad de los productos agroalimentarios de Córdoba en general y de los Vinos de Montilla-Moriles en particular.

La Feria de Córdoba y los vinos de Montilla-Moriles.

A nadie escapa que Córdoba cuenta con un excelso patrimonio histórico, cultural y artístico de magnitudes inalcanzables para la inmensa mayoría de las ciudades medias europeas. Por ello y sin lugar a dudas el turismo es el gran activo de la ciudad, convirtiéndose, desde hace años, en el gran impulsor económico de Córdoba y su provincia.

Paralelamente, el otro gran polo de desarrollo provincial se basa en la enorme variedad y calidad de sus productos agroalimentarios. Córdoba cuenta con hasta siete Denominaciones de Origen Protegidas, y una indicación geográfica protegida que prestigian e incrementan el valor de su producción agroalimentaria, siendo paradigma de calidad y progreso en Andalucía y España.

“CÓRDOBA” es una marca reconocida internacionalmente, por todo lo anterior y por su esplendorosa primavera, por el mes de Mayo Cordobés, donde la Fiesta de los Patios, reconocida como Patrimonio inmaterial de la Humanidad, las Cruces de Mayo, la Cata del Vino “Montilla-Moriles” y la Feria de Nuestra Sra. De la Salud hacen de ésta un escaparate de la ciudad, proyectando al mundo sus más arraigadas tradiciones populares, cultura y señas de identidad propias, relacionadas, siempre, con el carácter abierto, afable y acogedor de los cordobeses.

El vino de “Montilla-Moriles” es, inequívocamente, uno de los elementos esenciales de la marca “CÓRDOBA”, no sólo por su presencia permanente en nuestra ciudad, sino porque es inherente a la cultura y la tradición que se cultiva en cada uno de los rincones de nuestra provincia. Córdoba es tierra de vinos y “Montilla-Moriles” es su referente. Ahora bien y pese al esfuerzo de nuestras bodegas en los últimos años, como consecuencia de la entrada con una inusitada fuerza comercial de productos foráneos, alguno de estos eventos relacionados con la primavera de Córdoba viven al margen de nuestros vinos, de forma especial, en la Feria y pese a que, hace años, éstos fueran una de sus señas de identidad.

Los cordobeses hemos de reivindicar lo propio, volviendo a esa ilusión ciudadana que fue “Córdoba 2016” y, nada mejor, que hacerlo en esta próxima edición de la Feria de Nuestra Sra. De la Salud. Las casetas y su entorno deben de ostentar, con orgullo, los productos y la imagen de nuestras Bodegas junto al jamón de los Pedroches, así como cocinar con los excelentes aceites de nuestras Denominaciones de Origen. Esa será la mejor forma que, cordobeses y foráneos, se sientan como en casa. La excelencia de estos productos es la mejor carta de presentación para que los visitantes nos recuerden cuando vuelvan a sus lugares de origen y los reclamen en sus puntos habituales de compra.

Una sociedad que no reivindica lo propio es una sociedad vacía y hueca. Sólo reivindicando lo propio que, por cierto, es lo mejor, haremos que Córdoba, ciudad y provincia, avance por la senda del crecimiento, que tanta falta nos hace en este momento. Y para ello, hay que aprovechar cuantas oportunidades tengamos a nuestro alcance. Sin duda, la Feria es un escaparate privilegiado. Hemos de aprovecharlo y es tarea de todos.

Las 7.000 familias que viven de nuestros vinos en Montilla-Moriles lo agradecerán.