Quinta do Noval

Imagen. Viñedo de la Quinta do Noval.

Imagen. Viñedo de la Quinta do Noval.

Quinta do Noval es un nombre mítico dentro del vino de Oporto. Su Vintage Port de 1931 es uno de los más cotizados de la historia rondando su precio en la actualidad los 7000 euros. Desde ese año los “oportos” de esta casa son los favoritos y los que más prestigio han alcanzado en el mercado inglés.

La historia de la Quinta do Noval se inicia el año 1715. La plaga de la filoxera arrasaría la propiedad a finales del siglo XIX y se tuvo que vender. Sólo quedaron dos hectáreas de plantas no afectadas por la filoxera, con el tiempo este minúsculo terreno se convertiría en uno de las más importantes viñedos del planeta. Una media de 4-5 veces por década se elaboran 2500-3000 botellas de esta parcela. El vino se llama Quinta do Noval Nacional Vintage Port y alcanza un precio astronómico. Hablaremos de este vino y del resto de los elaborados por Quinta do Noval en un próximo artículo.

Bodega Quinta do Noval.

Imagen. Interior de la Quinta do Noval.

Cambio de propietarios de Quinta do Noval

La Quinta do Noval fue propiedad de la familia Van Zeller hasta que en 1993 fue vendida al grupo asegurador galo Axa. Desde entonces forma parte de Axa Millésimes junto a otras bodegas reconocidas como la bordelesa Château Pichon-Baron o la casa húngara Disznókő.

Visitamos esta propiedad y lo primero que nos llama la atención son sus terrazas de viñedos anchas e inclinadas que parecen talladas en la loma de la montaña y los muros blancos que las flanquean. Luiz Vasconcelos Porto fue el autor de las mismas, lo que permite un uso más eficiente del espacio y una mejor exposición al sol. Hoy en día sus paredes y escaleras encaladas hacen que la Quinta do Noval se diferencie de sus vecinos. Al llegar disfrutamos de una panorámica inmejorable de los viñedos circundantes. Quinta do Noval parece un mundo aparte en el que todo parece autogestionarse incluso cuentan con gallinas y otros animales para abastecerse.

La bodega

Es una quinta y no un château francés, aquí sólo se dispone de lo indispensable para elaborar vino, si bien, cuenta con un pequeño salón con chimenea y una dependencia para realizar catas.

Nos llama también la atención que en la Quinta do Noval prácticamente sólo trabajan mujeres tanto en las labores de vinificación como en las de gestión comercial. Todavía estaban realizando las labores de vendimia ya que en esta casa retrasan la recogida del fruto con el fin de obtener un mayor grado de madurez.

Imagen. Lagares en la sala de vinificación de la Quinta do Noval.

Imagen. Lagares en la sala de vinificación de la Quinta do Noval.

Viñedos

El viñedo está plantado con las uvas típicas del oporto: Touriga Nacional, Touriga Franca, Tinta Roriz, Tinto Cao, Tinta Barroca, Tinta Francisca, etc. Los suelos son de exquisto y arcilla. La altitud varía desde los 100 a los 500 metros.

Para los grandes vinos siguen utilizando los lagares y el pisado tradicional de la uva. Atrae nuestra curiosidad un lagar automatizado que intenta “imitar” la pisada del ser humano sobre el fruto, no obstante, nos indican que aunque el resultado se aproxima no lo emplean nunca con sus vinos estrella –Quinta do Noval Vintage Port y Quinta do Noval Nacional Port-. Disponen de un lagar diferente para cada viñedo, así como, de una máquina que permite extraer más color.

Hay que distinguir entre los vinos denominados Noval y los etiquetados como Quinta do Noval. Estos últimos sólo se elaboran con uva cultivada en la quinta. La uva destinada a los Noval se compra a propietarios de otros viñedos y se vinifican en las instalaciones que visitamos.

Imagen. Sorprendente paisaje de viñedos en las proximidades de la Quinta do Noval.

Imagen. Sorprendente paisaje de viñedos en las proximidades de la Quinta do Noval.

Fue la primera empresa que decidió no realizar la crianza de sus vinos en la ciudad de Oporto -en concreto, en Vila Nova de Gaia, donde se ubican la mayoría de las marcas más famosas-. Esto marcó tendencia y cada vez son más las bodegas que tienen la totalidad de sus instalaciones exclusivamente en el Valle del Duero.

Vinos de Quinta do Noval

Como hemos dicho con anterioridad trataremos de sus vinos en un próximo artículo. Os adelantamos que son excelentes. No obstante, el problema de Quinta do Noval es haberse dejado influenciar en exceso por la moda internacional en algunos de sus oportos más representativos, es decir, por el estilo establecido por la crítica estadounidense y que durante años ha hecho peligrar la personalidad y el carácter específico de cada zona.