Presente y futuro de la subzona vallisoletana de la D.O. Ribera del Duero

Imagen. Viñedos en Castillejo del Duero en plena Ribera del Duero vallisoletana
Imagen. Viñedos en Curiel de Duero en plena Ribera del Duero vallisoletana

En la primera parte comentamos algunos de los acontecimientos históricos que dieron origen a la Ribera del Duero y que se produjeron en la zona vallisoletana de esta prestigiosa Denominación de Origen española. En esta segunda parte hablaremos de importantes bodegas de aparición más reciente y que siguen contribuyendo al éxito nacional e internacional de la Ribera.

Imagen. Bodegas Emina forma parte del Grupo Matarromera
Imagen. Bodegas Emina forma parte del Grupo Matarromera

A partir del camino abierto por Vega Sicilia, Protos, Pesquera y otras bodegas comienza una gran expansión, muestra ello es la aparición de grupos empresariales surgidos en la propia zona como es el caso del Grupo Matarromera. Carlos Moro es su fundador. En 1998 inició su andadura la bodega Matarromera y posteriormente se irían añadiendo Emina, Rento,  Cyan, Oxto, Valdelosfrailes, Destilerías del Duero, la cosmética Esdor, etc.

  • Emina es una marca renovadora, posee unas impresionantes instalaciones que cuentan con un museo en su interior de gran interés y un hotel rural. Elabora vinos sin alcohol, aceites, rosados, tintos y vinos fortificados en la zona vallisoletana de la Ribera del Duero. Bajo esta marca también se producen blancos en Emina Rueda.
  • Matarromera es la bodega de mayor nivel cualitativo, elabora vinos potentes, concentrados, con volumen, con notas aromáticas golosas de fruta negra y pasa y con una generosa presencia de la madera.
matarromera bodega
Imagen. Bodega Matarromera (Valbuena de Duero)

En 1995 va a acontecer otro hecho importante.  Se funda la bodega Dominio de Pingus fruto de la iniciativa del danés Peter Sisseck. Va a crear uno de los vinos emblema de la viticultura española: Pingus. Desde el inicio se convirtió en el tinto español más caro, de hecho, su precio se sitúa en torno a los mil euros la botella. Es un vino de culto del que cada año salen al mercado nacional e internacional unas 3000 botellas. En vinosdiferentes.com estamos en contra de los precios abusivos pero la aparición de Pingus sirvió para impulsar la fama mundial de la Ribera del Duero e incluirla entre las zonas de producción más selectas del planeta. Pingus -al margen de su precio- es un soberbio tinto de estilo internacional que no decepciona a quienes tienen la oportunidad de probarlo. Esta bodega se sitúa en la población de Quintanilla de Onésimo, sus instalaciones son muy pequeñas y modernas debido a lo reducido de su producción. Hace años no era más que un reducido garaje y parecía mentira que un producto de esta calidad pudiera hacerse en un lugar así. El segundo vino de la casa es Flor de Pingus, afortunadamente su relación calidad/precio es mucho más accesible, no obstante, esta segunda marca no nos ha llegado a convencer en las ocasiones que lo hemos catado.

Imagen: Bodegas Legaris dispone de unas de las instalaciones más modernas de la Ribera del Duero
Imagen: Bodegas Legaris dispone de unas de las instalaciones más modernas de la Ribera del Duero

Otro hecho más va acentuar la importancia de la zona vallisoletana, se trata de la inversión de importantes conglomerados empresariales foráneos en la zona. Es el caso de Codorniú, que en 1999 emprede la construcción de la bodega Legaris. El edificio es una muestra de arquitectura moderna, sin duda, uno de los mejores junto con el de Bodegas Protos. El arquitecto fue Domingo Triay, se trata de un edificio cúbico con enormes ventanales que dejan pasar con generosidad la luz del exterior. Queda manifiesto su carácter funcional situándose las instalaciones de vinification y crianza en la planta baja. La modernidad también se aprecia en sus 100 hectáreas de viñedos, por ejemplo posee un sistema de riego por aspersión para las heladas de la primavera, dispone de una estación metereológica propia que aporta datos de humedad y temperatura que ayudan a detectar el riesgo de enfermedades como el mildiu y el oidio, etc. En definitiva, Legaris es un ejemplo de adaptación a los nuevos tiempos, de apertura al futuro.

Al margen de la importancia de la zona burgalesa de la D.O. Ribera del Duero, podríamos concluir estos dos artículos dedicados a la subzona de Valladolid afirmando que es la que ha tenido un mayor protagonismo histórico en la constitución de la denominación de origen, la que más ha aportado al prestigio alcanzado por los vinos de la Ribera en su conjunto, la que cuenta con un mayor número de marcas reconocidas nacional e internacionalmente, etc. Tal relevancia la sigue manteniendo en la actualidad y es la que está más enfocada hacia el futuro por el gran número de propuestas innovadoras que se asientan en esta pequeña zona vallisoletana.