De entre los  sistemas de plantación en el Douro ha sido el de bancales el más tradicional. Las plantaciones se realizaban en pequeñas terrazas irregulares con 1-2 hileras de vides soportadas por paredes de piedra. Estos muros eran construidos con las piedras extraídas del terreno, su altura dependía de la inclinación de la parcela. La densidad de plantación rondaba las 3.000 – 3.500 plantas/ hectárea. Al mejorar las condiciones de vida en las últimas décadas han dejado de verse las enormes colas de mujeres, hombres y niños que peregrinaban año tras año hasta las quintas para poder trabajar en la vendimia. Hoy en día, la mejora de la economía en la zona y la introducción de nuevos sistemas han permitido acabar con la penuria y, asimismo, cambiar de forma sustancial el paisaje del Valle del Duero.

 

Viñedos con los tres sistemas de plantación: Vinha ao alto (parte inferior y central), Patamares (izquierda) y Bancales (parte superior)
Viñedos con los tres sistemas de plantación: Vinha ao alto (parte inferior y central), Patamares (izquierda) y Bancales (parte superior)

 

El sistema de patamares es hoy el mayoritario ya que permite una mecanización de la vendimia, pudiéndose acceder con máquinas a los distintos niveles. Según nos dijeron en la mítica casa Taylor’s este sistema tuvo su origen en Estados Unidos siendo utilizado por vez primera en los cultivos de arroz. Taylor’s lo introdujo en la zona del Duero y desde entonces no ha cesado de extenderse. La densidad de plantación es de 3000-3500 plantas/ha. Los patamares pueden ser de uno y dos bardos o filas. Con un bardo no se requiere el uso de herbicidas, mientras que en los de dos sí, ya que la última fila da en el talud y no puede pasarse una cuchilla que permita eliminar las hierbas.

 

El sistema de Viña vertical –vinha ao alto- fue introducido por la casa Ramos Pinto a inicios de los años setenta del siglo pasado en la subzona del Douro Superior. Puede ser utilizado siempre que la pendiente no supere los 45%. Admite una densidad de plantación de 4000-4500 viñas/hectárea. Es utilizado de forma marginal y básicamente en la subzona limítrofe con España y en las nuevas plantaciones de vino tinto del Douro.