Tour Viñedo: Visita los rincones más especiales de Emilio Moro en 4×4.

La bodega vallisoletana continúa reforzando su oferta enoturística con una actividad que permitirá a los visitantes conocer los viñedos de donde nacen sus vinos de pago, los más especiales de la casa.

La experiencia incluye un almuerzo maridado en el exclusivo pago de Sanchomartin, un recorrido por la zona y sus privilegiados miradores y una cata del vino en barrica ya en la bodega.

Tour Viñedo: Visita los rincones más especiales de Emilio Moro en 4x4

Tour Viñedo: Visita los rincones más especiales de Emilio Moro en 4×4

Los datos arrojados por los últimos estudios confirman que el enoturismo es una tendencia al alza. En 2015 el número de visitantes al entorno vinícola aumentó casi un 6% respecto al año anterior y la Ribera del Duero, elegida en 2012 como la mejor región vitivinícola del mundo por Wine Enthusiast Magazine, se posiciona como una de las zonas más frecuentadas. En este contexto, Emilio Moro, una de las bodegas más emblemáticas y representativas de su denominación y de nuestro país, continúa apostando por un turismo

variado y de calidad con nuevos tours y propuestas para perderse entre cepas y barricas. Una de las más novedosas y exclusivas es su Tour Viñedo, una experiencia en la que el visitante podrá conocer en primera persona la riqueza de sus viñedos más emblemáticos y las características del terreno que marcan la particularidad del vino. Además, podrá recorrer en 4×4 una de las zonas con más encanto de la Ribera de Duero y degustar los vinos más especiales y de mayor gama de la bodega acompañados de un almuerzo tradicional.

Con una duración aproximada de dos horas y media, la visita comienza frente a la foto de familia que preside el hall de la Bodega dirigida hoy por la tercera generación de la familia Moro. Durante el trayecto en 4×4 el visitante irá descubriendo las particularidades de la Ribera del Duero, las condiciones climatológicas, los suelos, las variedades de uva y las anécdotas e historias que pueblan sus valles. La primera parada será en el viñedo de Valderramiro, plantado en 1924, el más antiguo de la Bodega. El viaje continúa hacia el majuelo (viñedo) de Sanchomartin, una singular parcela de una hectárea, donde se degustará un almuerzo acompañado de Malleolus de Valderramiro y Malleolus de Sanchomartin. Estos vinos de pago se elaboran a partir de la uva procedente de los viñedos del mismo nombre. La crítica especializada los incluye entre los mejores vinos del mundo.

El turista también podrá visitar la parcela Camino Viejo, en la que se encuentran las cepas que se utilizan para elaborar el vino Clon de La Familia. Desde el mirador podrán disfrutar de una panorámica privilegiada del mar de viñedos que rodean Pesquera de Duero. De vuelta a la bodega el grupo aprenderá los secretos del proceso de elaboración del vino desde el momento de recepción de uva hasta su posterior crianza.

La iniciativa finaliza con una cata del vino desde las propias barricas que permitirá a los visitantes conocer en profundidad los matices que las distintas maderas aportan al vino. En definitiva, se trata de una experiencia enoturística destinada a trasmitir la pasión por el proceso del vino, está pensada para grupos reducidos y cuyo precio promocional es de 30 € por persona.

DATOS PRÁCTICOS
Horario: De lunes a domingo a las 11:30 horas.
Precio: 30 € por persona
Más información y reservas: 983 878 400 / bodega@emiliomoro.com

Bodegas Emilio Moro

El origen de la bodega se remonta a 1891, año de nacimiento de su fundador, D. Emilio Moro, en Pesquera de Duero (Valladolid), enclave privilegiado de la Ribera de Duero rodeado de viñedos. Emilio Moro, abuelo de los actuales propietarios, enseñó a su hijo el amor por el vino, y este a su vez lo transmitió a sus hijos. Tras tres generaciones, José y Javier Moro se hacen cargo de la bodega que actualmente posee unas 200 hectáreas de viñedo propio, plantadas e injertadas con un excelente clon de tempranillo recuperado de sus viñas más viejas, y algunos de sus pagos más conocidos son Resalso), plantado el año en que nació Emilio Moro (1932), con suelos profundos y frescos; Valderramiro, con los vasos más antiguos de la bodega y la cuna de su gran vino de pago, Malleolus de Valderramiro; Sanchomartín, con unas excelentes condiciones de maduración, ofrece vinos tánicos y de marcada acidez, ideales para la crianza; y Camino Viejo, donde nace Malleolus. La familia Moro además posee la bodega Cepa 21 (también en la Ribera del Duero) y D+D en la región del Douro (Portugal).