Valdemonjas, un proyecto español finalista en los premios “Architizer A+” de arquitectura (EE. UU.) .

La bodega Valdemonjas de la D.O. Ribera del Duero, ubicada en el término municipal de Quintanilla de Arriba (Valladolid), es finalista en los premios “Architizer A+” de arquitectura (EE. UU.)

La bodega opta a dos premios: uno dependiente del jurado y el otro, de la votación del público.

Bodega Valdemonjas_Premios arquitectura_Ana Agag_Silvia Paredes2

Valdemonjas, finalista en los premios “Architizer A+”

 La bodega Valdemonjas de la D.O. Ribera del Duero, ubicada en el término municipal de Quintanilla de Arriba (Valladolid) es finalista en los premios “Architizer A+” de arquitectura (EE. UU.), que se escogen entre las mejores muestras arquitectónicas mundiales, en más de 115 categorías. Los premios “Architizer A+”, también conocidos como “los Óscar de la arquitectura” han recibido proyectos de más de 100 países.

Valdemonjas, finalista en los premios "Architizer A+"

Valdemonjas, finalista en los premios “Architizer A+”

Ana Agag y Silvia Paredes, formadas en los estudios de Foster&Partners, son las autoras del proyecto de arquitectura de la bodega Valdemonjas. “Es una bodega familiar, pensada y realizada desde el cariño, el respeto y la pasión por el terruño, la uva y el vino. Asimismo, uno de nuestros objetivos principales era la integración del paisaje existente”, destacan las arquitectas. Desde un punto de vista técnico, el edificio tenía que cumplir los siguientes criterios: requisitos técnicos en servicio del proceso de elaboración del vino; un compromiso de sostenibilidad y una fuerte imagen de marca, acorde con los tiempos actuales.

Valdemonjas, finalista en los premios "Architizer A+"

Valdemonjas, finalista en los premios “Architizer A+”

Como David frente a Goliat, Valdemonjas es finalista en la categoría Comercial / Factory Warehouse. Compite con cuatro grandes proyectos provenientes de: China, Eslovenia, Tailandia y Suiza. Valdemonjas es el único proyecto finalista español. La bodega opta a dos premios: uno dependiente del jurado y el otro, de la votación del público. Los ganadores serán anunciados el día 12 de abril y reconocidos en la Gala de los premios A+ que se celebrarán en mayo en Nueva York. La candidatura de Valdemonjas se puede votar hasta el próximo día 1 de abril a través de la web de los premios: http://awards.architizer.com/public/voting/?cid=18

BODEGA AUTOSUFICIENTE

El punto de partida es que la bodega se ha diseñado de forma autosuficiente. Es totalmente autónoma, ya que uno de los requerimientos de la propiedad fue que no estuviera conectada ni a la red de agua ni a la de electricidad. “El aprovechamiento sostenible del agua ha sido una de nuestras preocupaciones desde el comienzo. Por eso se ha diseñado una cubierta inclinada que nos diera la posibilidad de recoger el agua de lluvia en unos aljibes subterráneos. También hemos diseñado un sistema eficiente de filtrado y tratamiento de agua, para que se pueda utilizar”, especifica Silvia Paredes.

Valdemonjas, finalista en los premios "Architizer A+"

Valdemonjas, finalista en los premios “Architizer A+”

Las necesidades energéticas de la bodega se cubren con sistemas de generación independientes, de la red. Los paneles fotovoltaicos se han integrado en la cubierta del edificio de tal forma que, a la vez que captan la energía solar, sirven para dar sombra a la zona de entrada y recepción de uva. También se utilizarán sistemas pasivos de control solar en la fachada oeste, así como ventilación natural de los espacios, que permitirá prescindir de sistemas de aire acondicionado, que originan un enorme gasto energético.

Según explica Ana Agag, “el mejor vino se consigue partiendo de la mejor calidad de la uva en el momento de la recogida. De este modo, es necesario conseguir que los procesos de elaboración apenas resten calidad al fruto”. Para ello se basan en unos principios básicos: En primer lugar, la recogida y selección de uva se hace de forma manual y no mecanizada para no realizar presión sobre el fruto; En segundo lugar, el recorrido de la uva desde la recogida hasta la zona de elaboración es el menor posible, ya que la bodega se sitúa en el mismo viñedo. Por último, el transporte por gravedad de la uva sin bombeo con motor, de forma que el preciado fruto sufra lo menos posible. Por ello, era necesario que la bodega estuviera distribuida en dos plantas, una superior para entrada y recepción de uva y otra inferior, “el lagar”, para la elaboración y fermentaciones.

EL EDIFICIO

Respecto al edificio, el proyecto ha tenido en cuenta que el trabajo diario de bodega se centra en una única planta, con una nave central en eje este-oeste que sirve para la elaboración del vino, fermentaciones y como espacio polivalente para distintas funciones: lavado de barricas, embotellado o etiquetado. Dicha nave central sirve como corazón a la bodega, siendo el centro de todos los movimientos del vino.

La entrada de uva se realiza por el este a una planta superior directamente conectada con la nave de elaboración por un espacio a doble altura. La salida del producto terminado se hace por el oeste a través de un vestíbulo térmico que abre a la misma nave de elaboración, quedando así la salida de producto terminado en una situación muy próxima al acceso rodado existente. A los costados de la nave central se encuentran las naves durmientes: hacia el sur, la nave de crianza en barricas y hacia el norte, la nave de crianza en botellas, ambas aprovechan la topografía del terreno. El arco de la bóveda, fabricado en ladrillo, permite unas condiciones de temperatura y humedad naturales, óptimas para la crianza del vino en barrica.

Valdemonjas, finalista en los premios "Architizer A+"

Valdemonjas, finalista en los premios “Architizer A+”

La planta superior de la bodega, de escaso tamaño, quiere ser la tarjeta de visita de Valdemonjas expresando claramente los valores que imperan en el proyecto. Se trata de dos bloques de importancia representativa para la bodega: Uno dedicado al inicio del proceso como es la recepción y entrada de uva; Dicho bloque emerge de la tierra, ya que supone la bajada de la uva a la zona de elaboración. El otro, dedicado al final del proceso: la degustación del vino. Éste último adquiere mayor presencia y está más orientado a la degustación y los placeres que la acompañan: con gran aporte de luz natural, mejores vistas, conexión directa a la bodega de crianza, la Enoteca y el Lagar.

Ambos bloques quedan englobados por una cubierta, que tiene la función de cobijar el espacio de llegada de uva y que se inclina para favorecer la recogida de agua, que se materializa en un aljibe contiguo a la bodega, con capacidad para cubrir sus necesidades de agua. Además, en este espacio se han integrado los paneles fotovoltaicos que son el pulmón energético del proyecto.

APORTACIÓN PERSONAL

“Queríamos transmitir una imagen de bodega pequeña, eficiente y potente a la vez que arriesgada, muy acorde con los principios que rigen Valdemonjas; pensamos que el diseño de un edificio compacto, semienterrado, que surge del terreno, como si fuera una escultura, ayuda a reforzar la imagen de una nueva marca de vino Ribera del Duero, cuya calidad ya se ha reconocido internacionalmente en países como Suiza, Dinamarca, México, Bélgica o Australia”, concluyen.

VALDEMONJAS

Valdemonjas SL es un proyecto de la familia MOYANO-AGÜERA, basado en valores como la humildad, tradición, compromiso, orgullo y pasión. Nace con la voluntad de resaltar un patrimonio vitivinícola único (Valdemonjas, El Nogal de la Valera). El punto de partida es el terruño, con una situación privilegiada en la Ribera de Duero. La bodega Valdemonjas apuesta por una viticultura paciente y sostenible – ecológica, por el trabajo respetuoso con la planta y su terruño. El resultado son unos vinos –“El Primer Beso”, “Entre Palabras”, “Los Tres Dones” y “Abrí las Alas” de producción limitada, que con su exclusividad y la peculiar visión de LUCA D’ATTOMA sabe contentar a todo aquel que ansía algo diferente y único.

SILVIA PAREDES

Silvia Paredes inició su carrera profesional como arquitecta en el Reino Unido, trabajando en el estudio Foster&Partners más de 8 años. Ha participado en proyectos de gran prestigio internacional, como el Museo de Bellas Artes de Boston, el proyecto de la Ciudad de la Justicia de Madrid, o el proyecto de extensión de bodega Chateux Margaux en Francia. También ha trabajado en Nueva Zelanda en el año 2006-2007 en el estudio Moller Architects, donde realizó un proyecto de reconversión de unos antiguos almacenes de lana para viviendas de artistas en Napier. Desde el año 2012 ejerce su profesión de forma independiente, colaborando con Ana Agag en proyectos como Bodega Valdemonjas, en Ribera de Duero. Silvia es arquitecta colegiada en Madrid y en Londres, perteneciendo tanto al COAM como al RIBA británico.

ANA AGAG

Ana Agag se graduó en la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Madrid en 2006. Dos años antes comenzó a trabajar para Foster&Partners. Durante 8 años Foster&Partners ha sido una extensión de su formación aumentando sus conocimientos al mismo tiempo que su experiencia. Ha tenido la oportunidad de trabajar en equipos de trabajo multidisciplinares para crear la solución ideal en cada proyecto de acuerdo a las necesidades del cliente. Entre ellos cabe destacar: las Torres Troika en Kuala Lumpur, las Bodegas Portia (Grupo Faustino) en Ribera del Duero o el proyecto de extensión de bodega Chateux Margaux en Francia.

En octubre 2012 crea “ANAGAG.LTD”: estudio de arquitectura enfocado a completar sus propios proyectos de diseño. Siempre apostando por una arquitectura de calidad que solucione las necesidades del cliente al mismo tiempo que consigue una funcionalidad práctica y belleza estética. En este marco se forma la colaboración con Silvia Paredes para el proyecto de la Bodega Valdemonjas. Ana es arquitecto colegiada en Madrid (COAM) y en Londres (RIBA). El estudio ANAGAG.LTD es colegiado por el RIBA en Reino Unido.

ARCHITIZER

Architizer, con base en Nueva York, es la mayor red de arquitectura del mundo. Es una web de referencia para arquitectos y amantes de la arquitectura, a la que más de 40.000 empresas de arquitectura han subido 100.000 edificios. Architizer continúa innovando y desarrollando herramientas para facilitar que los arquitectos se conecten, encuentren inspiración y muestren al mundo sus trabajos.