Vino azul

Vamos a dedicar esta entrada a hablar de un nuevo y sorprendente producto: el vino azul.

Vino azul. No sólo existe un único vino con este color azul tan característico, en España encontramos al menos dos a la venta: Marqués de Alcántara y Gik. Además fuera de nuestras fronteras se elabora también el espumoso Blanc de Bleu. Claramente diferentes de los vinos anteriores, recibe también esta denominación el Vin Bleu de la zona de los Vosgos en Francia.

Nuestro propósito en este artículo es presentaros estos productos y hacer honor a nuestro nombre: vinosdifentes. Las conclusiones os las dejamos a vosotros.

Imagen. El increíble color del vino azul.
Imagen. El increíble color del vino azul.

El vino azul obtiene su coloración gracias a las antocianinas. Éstas son pigmentos naturales que confieren una tonalidad azulada y se encuentran en diversos vegetales como los arándanos, las moras y en el hollejo de las uvas tintas. En el caso del vino elaborado por Marqués de Alcántara se extrae esta pigmentación de la piel de la uva y se mezcla con el vino obtenido a partir de la variedad chardonnay hasta lograr el color deseado. Las antocianinas son antioxidantes y por lo tanto tienen propiedades antienvejecimiento. Pertenencen al grupo de los flavonoides, distintos estudios han podido establecer una relación entre el consumo habitual de alimentos ricos en estas sustancias y una menor incidencia en distintos tipos de tumores malignos.

Imagen. Etiqueta renovadora del vino azul de Marqués de Alcántara.
Imagen. Etiqueta renovadora del vino azul de Marqués de Alcántara.

Marqués de Alcántara se ubica en Almería, en la zona del Desierto de Tabernas. Es un monovarietal de chardonnay fruto de la iniciativa de Rubén Soto, un joven empresario de Orihuela. Es el primer vino azul no espumoso que se realiza en el mundo que utiliza exclusivamente esta variedad. Recordemos que se trata de un producto original y que no podemos juzgarlo de la misma forma que un vino tradicional, de hecho no podemos aplicar los parámetros usuales en una cata de vinos. Es un producto renovador que viene a complementar y a apoyar una industria que ha estado sufriendo las consecuencias de la crisis económica, está dirigido a un público diferente de los consumidores habituales y las “reglas” debemos ponerlas entre paréntesis durante su degustación. Podemos decir que al margen de su increíble color azul turquesa huele a vino, nos recuerda a un blanco, si bien, con una nariz más dulce y licorosa. Se perciben con nitidez notas de fruta tropical -mango-, melocotón en almíbar, gominolas y manzana. En boca las sensaciones son similares aunque lo notamos más untuoso que un blanco tradicional. Tiene además un carácter refrescante que lo hace ideal para probar en una fiesta o en un aperitivo. Este parece ser el vino azul más genuino o con más similitudes con la forma de elaborar un vino tradicional.

Imagen. Viñedos del Desierto de Tabernas.
Imagen. Viñedos del Desierto de Tabernas.

Gik es el primer vino azul del que tengamos noticia que salió a la venta en nuestro país. Este proyecto ha contado con el apoyo de la Universidad del País Vasco y la empresa AZTI Tecnalia. Su elaboración es distinta a la del vino que hemos descrito con anterioridad, Ariz López -uno de sus creadores- decía en la Cadena Ser que a partir de una base purpúrea de vino elaborado con uva blanca y uva tinta se le añade un pigmento azul llamado antocianina, y luego otro más, llamado indigocina. Este producto ha sido elaborado en una pequeña bodega del Bierzo.

En el año 2006 salió por primera vez al mercado el espumoso californiano Blanc de Bleu. Un brut 100% chardonnay. La uva proviene de viñedos del norte de California. El proceso para su obtención se inicia bombeando el mosto a un tanque de fermentación de acero inoxidable donde se añade un cultivo de levaduras. Una vez que la fermentación acaba se filtran las levaduras y se aromatiza con esencia de arándanos obtenida de forma natural. Ésta se dosifica con el fin de conseguir un vino seco. Posteriormente se aplica el método Charmat para convertir el blanco en espumoso. Al final del proceso el espumoso se filtra y estabiliza. La diferencia con los anteriores es que no ha sido elaborado únicamente a partir de la uva. Debido a ello, los autores de Marqués de Alcántara y Gik podrían afirmar que no es un auténtico vino azul.

Diferente de los vinos anteriores es el Vin Bleu -Vino Azul en castellano- de Los Vosgos. En este caso se trata de un vino tinto con un color rojo muy oscuro poco común en el límite del azul y el violeta. La única empresa elaboradora es la cooperativa de Neuveville-sous-Montfort y apenas salen a la venta poco más de 12.000 botellas al año.

Finalizamos diciendo que el fenómeno del vino azul muestra que todavía hay margen para la renovación en el sector vinícola, sin duda, en los próximos años veremos muchas más sorpresas fruto de la interacción entre tradición y nuevas tecnologías. Ojalá sirvan para reavivar la economía de nuestras bodegas y lograr nuevos públicos que en la actualidad no son consumidores. El futuro tendrá la última palabra.