Vinum Nature.

El jurado de Vinum Nature, el mayor encuentro especializado en vinos ecológicos en España, ha entregado sus puntuaciones y confirma el prestigio alcanzado en el sector en los últimos años.

Montilla-Moriles alcanza en Cataluña la máxima posición en vinos ecológicos.

Pablo Chamorro, responsable de Vinun Nature, justifica esta reputación en un cambio de paradigma en las bodegas: “Hasta ahora, las grandes casas intentaban tener una o dos referencias ecológicas en su portfolio de cara a la exportación, como un sello de calidad añadida, mientras que de un tiempo aquí se ve un interés real en explotar los beneficios que la agricultura ecológica tiene para la tierra y para el hombre. Las prácticas ecológicas limpian el suelo y contribuyen a tener un entorno natural más sano, y el vino resultante también es más sano para un consumidor cada vez más concienciado con la salud y el medio. Se ve en casos como el de Juvé & Camps, una gran casa que por primera vez en el 2015 ha cerrado una vendimia completamente ecológica que ha representado un gran esfuerzo.”

Vinum Nature
Montilla-Moriles alcanza en Cataluña la máxima posición en vinos ecológicos

A esas características de salud y respecto al medio ambiente hay que sumar un nuevo atributo: la identidad. El cultivo ecológico del viñedo permite elaborar vinos que logran expresar el reflejo fiel del suelo y del carácter varietal de uva. Vinos sin trucos y que pertenecen a su tierra.

Doce vinos han sido galardonados con la máxima calificación en Vinum Nature, que el 20 de junio próximo abordará su cuarta convocatoria en Barcelona: un blanco dulce de Montilla-Moriles; un espumoso de Penedès y otro de la DO Cava; cuatro blancos –de Jumilla, Pla de Bages, Penedès y del Empordà–; otros cuatro tintos –de Sierras de Málaga, Penedès, Alicante y EE.UU.–, y por último un rosado de Penedès.

Entre estas doce bodegas y nueve zonas de producción, se encuentran dos bodegas andaluzas pioneras en vinos ecológicos: Bodegas Robles, de Montilla-Moriles (con su vino blanco dulce Piedra Luenga Pedro Ximénez) y Bodega F. Schatz, de Sierra de Málaga (con su vino tinto Finca Sanguijuela 2008).

La familia Robles se ha dedicado en Montilla a la elaboración de vinos desde 1927. A finales de los años noventa, la tercera generación toma el relevo en la bodega  e instaura el desarrollo sostenible como eje estratégico de la bodega. A partir de ese momento, se ponen en marcha diversos proyectos de investigación con el objeto de establecer los principios del manejo del viñedo ecológico con cubierta vegetal; la elaboración de vinos generosos ecológicos que expresen la identidad de la tierra y la variedad de la uva. Este camino ha sido reconocido dos veces por el Ministerio de Medio Ambiente: en el año 2006, cuando se premia la bodega como Mejor Empresa Productiva Ecológica en el Mercado Español. En el año 2014, con el Premio Alimentos de España a la Producción Ecológica.

Por su parte, Friedrich Schatz se trasladó a Ronda desde Alemania en 1982, proveniente de una familia de productores de vino de Württemberg que data del año 1641. Cuando Friedrich (Federico) cumplió 18 años, llegó a España, exploró el terroir que buscaba y comenzó a plantar en la Serranía de Ronda en la Finca La Sanguijuela, un viejo viñedo romano. Una vez que sus viñas estuvieron maduras empezó a hacer vinos de alta calidad en su finca con Petit Verdot, Cabernet Sauvignon, Pinot Noir, Chardonnay, Tempranillo, Lemberger, y Muskattrollinger ( Muscat negro).La finca de Federico, la Sanguijuela, fue la primera bodega con certificación ecológica en Andalucía.