La Legua abre sus puertas para catar su rosado.