Se confirman los vínculos entre mineralidad y la interpretación sensorial del vino