Imagen. Dehesa de los Canónigos