Icono del sitio VINOS DIFERENTES

¿Cómo detectar un vino rancio o en mal estado?

detectar vino rancio

Con el fin de evitar una mala experiencia es importante saber qué es el vino rancio y cómo detectarlo. Cuando queremos disfrutar de una buena bebida puede resultar molesto e incluso frustrante que esta se encuentre en mal estado. Además, puede generar un momento incómodo encontrarse con un vino que ya no sirve, sobretodo si se trata de una cena o un evento importante en casa o peor aún, en un restaurante.

Por ello, es indispensable conocer cuáles son las propiedades de un vino picado y las de uno que se encuentra en buenas condiciones. El primer elemento es el visual, el vino siempre debe ser limpio y brillante. Después de apreciar su fragancia, debe tener un olor propio de esta bebida, en la mayoría de casos frutal o a hierbas.

Señales para reconocer un vino en mal estado

Son muchas las señales que pueden ayudar con un vino rancio y cómo detectarlo. Conocerlas puede evitar consumir algo que puede no ser bueno para la salud o que resultaría en una experiencia desagradable para el consumidor. A continuación, te damos algunos de los indicativos de que un vino puede estar en mal estado.  

Trozos de corcho en la copa

Aunque puede no ser indicativo de un vino defectuoso, hay que estar atentos a cómo fue descorchado el vino, ya que si se hizo de manera inapropiada sería comprensible se desprendieran trozos de corcho. En cambio, si ese no es el caso, se trata de un tapón que ha perdido sus cualidades. Así que la botella puede que no estuviera sellada herméticamente, dando posibilidad a un vino oxidado.

Color inusual en el vino

Cada vino tiene su color propio y particular. Sin embargo, ciertas alteraciones de color son señal clara de un artículo en mal estado. Un vino con tonos marrones, naranjas o tonos muy opacos de color en un vino que debería ser claro. Todo ello puede indicar que la botella ha sido expuesta a una luz lo suficientemente fuerte para afectar a sus propiedades.

Olor avinagrado o vino picado

Es una de las señales más simples que pueden ayudar con un vino rancio y cómo detectarlo. El vino avinagrado se produce porque lleva demasiado tiempo almacenado en la botella, de forma que la bebida ha comenzado a convertirse en vinagre, por lo que su olor agrio será notable e inconfundible si está en un estado avanzado.

Cristales de vino

Un defecto que no indica que el vino se encuentre en mal estado son los cristales. Estos surgen como consecuencia de una temperatura menor a la necesaria. Aunque no afectan a la calidad o sabor, pueden repercutir en la experiencia por su textura desagradable al beber.

Espuma en el vino

Antes de considerarla como una señal de un vino echado a perder, se debe evaluar qué tipo de vino se está tomando. Algunos, como los vinos del año aún pueden contar con cierta efervescencia o gas. De no ser el caso, las burbujas son indicativo de una bebida que ha sido envasada con levadura y azucares activos. Por lo que se sigue produciendo alcohol, dando como producto un vino defectuoso.

Trucos para detectar un vino echado a perder

Teniendo en cuenta las señales de un vino rancio, es necesario saber cómo cerciorarse de que un vino no se encuentra en condiciones apropiadas, ya que puede ser incluso peligroso para la salud consumir una bebida en malas condiciones. Con los siguientes consejos será suficiente para tener seguridad sobre el estado de un producto.

Oler el corcho

Después de abrir un vino que se sospecha que puede no estar en excelentes condiciones lo primero es oler el corcho. Si el problema viene como consecuencia de este, debería oler a cartón mojado o a humedad, debido al TCA, un agente microbiano que por una infección en el corcho daña el vino, dotándolo de un sabor notorio y desagradable. Aunque antes de probarlo, el olor tanto de la bebida como del tapón será inconfundible.

Observar bien el color del vino

El líquido debe ser claro o con un color consistente con el tipo de vino. Si se presentan tonos opacos o marrones puede tratarse de un vino rancio. Aunque ciertos vinos envejecidos como algunos tintos pueden presentar cierta opacidad, y es indicativo de la calidad del producto. Para diferenciar ambas situaciones es necesario oler y probar el vino, con el fin de cerciorarse.

Saborear y oler el vino

El método más exacto para descubrir un vino rancio y es ingerirlo u olerlo, con el fin de asegurarse de que se trata de una bebida que no está en condiciones de ser bebida, porque algunos defectos no presentan señales visibles o las mismas son muy leves, lo que dificulta la labor.

Para identificar con mayor facilidad los olores se recomienda dejar unos minutos el vino en la copa y moverlo suavemente. Esto hará que el olor del mismo aumente, tanto las cualidades positivas como negativas. Cuando se prueba, las señales son más evidentes, sabores agrios, muy amargos, a fermento e incluso a fruta podrida.

Salir de la versión móvil