Icono del sitio VINOS DIFERENTES

Vino Pantocrator 2005, un gran vino de Bodegas Tarón

Vino Pantocrator 2005, un gran vino de Bodegas Tarón - VINOS DIFERENTES

De nuevo, nos reunimos para catar un gran vino, Pantocrator 2005.
Hemos abierto la botella, hace ya media hora, para que el vino esté perfectamente oxigenado y haya cogido una temperatura cercana a los 15 grados.
Lo primero que observamos es que estamos ante un vino del 2005. ¿Cómo fue esta añada del 2005? El Consejo Regulador de la Denominación de Origen Calificada Rioja le otorgó la categoría de Excelente, y muchos enólogos la llegan a catalogar como una de las añadas históricas.
Sus vinos son, en general, redondos, estructurados y con una carga aromática fuerte. Todo ello como consecuencia de un ciclo vegetativo del viñedo muy idóneo.
Comencemos la cata.
Ya al servir el vino en las copas, a la vista, apreciamos su volumen, lo glicérico que es, y su capa de color, muy alta. Ya nos estamos predisponiendo a valorar lo que tenemos delante.
En nariz, las primeras sensaciones nos traen directamente a recuerdos de regaliz. Nada extraño, pues el 90 % de su composición es de un Tempranillo viejo, de más de 65 años. Posteriormente, en un segundo olfateo, más profundo, nos salen las frutas maduras y aromas especiados. La unión del regaliz, fruta madura y aromas especiados, nos recuerda a los huertos de las anteiglesias románicas, que con tanta abundancia se daban en el territorio de Tarón. Verdaderamente, Pantocrator 2005, no solo está dando la talla de una añada excelente, sino que es un gran representante de dicha añada.
Pasamos al sentido del gusto, para ello tomamos un pequeño sorbo, lo pasamos por toda la boca y notamos que estamos ante un vino con cuerpo, tánico, pero con una gran elegancia, fino, sedoso y redondo. Su segundo trago, ratifica todo lo anterior, nos demuestra que tiene una gran persistencia, de aromas y gusto.
Después de este segundo trago, dejando un poco de vino en la boca, tomamos aire por dicha boca y lo expulsamos por la nariz. Vemos que las características que nos han aparecido cuando lo hemos olido en el inicio, vuelven a salir, solo que multiplicadas. Son todas una explosión de aromas.
Dejamos la copa con una gota de vino, y una vez que ha pasado un momento, volvemos a oler dicha copa, a esto se le llama caudalía, notamos la persistencia y fuerza de este vino.
Resumiendo, hemos tenido la suerte de probar un gran vino, de una gran añada y que está en un momento interesantísimo de consumo.
¡Atrévanse a probarlo! Si lo hacen, nos lo agradecerán
Cata realizada por: Equipo de Vinos Diferentes

ficha de cata de vino pantocrator 2005 de la bodega riojana, Bodegas Tarón
Vino Pantocrator 2005, de Bodegas Tarón (La Rioja)

Salir de la versión móvil